II Domingo de Pascua Ciclo C:“Dichosos los que creen sin haber visto” (Jn 20,19-31)




 

 

 

  La Palabra de Hoy

1ª Lectura:  Hechos 5,12-16

  “Los apóstoles realizaban muchos signos y prodigios”                  

   Salmo : 117
  “Dad gracias al Señor porque es bueno”

2ªLectura:  Apocalipsis 1,9-11.12-13.17-19

  “No temas; yo soy el que vive”

Evangelio:    Juan 20,19-31
 
“Dichosos los que crren sin haber visto”








   

 

 

PALABRA DE VIDA

     El segundo domingo de pascua, el evangelio nos narra la aparición del Señor al grupo de los apóstoles, incluido Tomás (Jn 20,19-31). Ocurrió ocho días después, es decir, a los ocho días de la resurrección; por tanto, la elección de este párrafo para tal día no necesita explicación. Desde el punto de vista doctrinal, nos habla claramente de la fe. Nos muestra la victoria de la fe sobre la duda y la desconfianza. En cada uno de nosotros hay un dudoso Tomás, siempre exigiendo garantías y seguridades. Esto debe dar paso a una actitud de fe y confianza.  La confesión de fe, tardía pero significativa, del apóstol debe ser la nuestra. "Señor mío y Dios mío".    Tres elementos destacan en el evangelio de hoy: Jesús lleva la iniciativa, se da a reconocer a los discípulos, y  les confía una misión. La reflexión final del evangelista resume en dos trazos su evangelio: fe y vida. Los signos escogidos por Juan en su evangelio han sido escritos para “que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios”, y para que “creyendo, tengáis vida en su nombre»!”
     En Jerusalén, cuando los discípulos tenían las puertas cerradas por miedo a los judíos y no se atrevían a pronunciarse a favor de Jesús, en una situación angustiosa, el Señor «se puso en medio», evocando con su posición en pie el triunfo sobre el estado yacente que significa la muerte. “Paz a vosotros” son las primeras palabras que el Viviente dirige a sus discípulos reunidos. Se trata del don efectivo de la paz.
    Después, el Señor se da a conocer como aquel en el que habían puesto su esperanza y que había sido crucificado. Les muestra sus manos y su costado. El reconocimiento por parte de los discípulos los llena de alegría; es visión del Señor en la plenitud de la fe, y se llenan de gozo indefectible.
    El siguiente elemento del relato es la llamada a realizar una misión en la tierra. Jesús renueva el don de la paz y en el acto de soplar les comunica el Espíritu Santo que hará posible el ejercicio de la misión confiada. Jesús, el Enviado por excelencia, envía a los discípulos. Cristo glorificado comunica su vida a los creyentes. Jesús inaugura el tiempo del Espíritu. Con la victoria del Hijo sobre la muerte se ha inaugurado una situación totalmente nueva: la salvación divina ha prevalecido sobre las tinieblas y llega en adelante a todos los hombres a través de los discípulos. Es el mismo Jesús quien a través de los suyos ejerce el ministerio del perdón. “Perdonar-retener” significa la totalidad del poder misericordioso transmitido por el Resucitado a los discípulos.
    De esta experiencia y misión no ha participado Tomás. Es el signo del que no vive su fe en comunidad, por eso duda, pues la comunidad es el lugar privilegiado en el que vivir e interpretar la experiencia pascual. Una vez que él se reintegra a la comunidad, sí la experimenta.
    A los ocho días, Jesús se presenta de nuevo y se dirige a Tomás con los mismos términos que este discípulo había empleado. Jesús satisface las exigencias de Tomás, pero para invitarle a una opción mucho más profunda: que deje de ser incrédulo para llegar a ser creyente. Tomás proclama en una confesión absoluta: “¡Señor mío y Dios mío! “, una profesión de fe que indica toda la profundidad de la acogida del discípulo. Jesús declara dichosos a todos los que, a lo largo de los signos, crean sin ver.
 

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO  

  • “Dichosos los que crean sin haber visto”. ¿Cómo interpelan estas palabras mi vida de fe y mi relación personal con el Señor?
  • En las exigencias de Tomás vemos reflejadas las dificultades que tenemos para creer. ¿Qué dudas suelo experimentar en mi proceso de fe y cómo las supero?
  • Las lecturas de hoy subrayan el papel transformador de la fe y los frutos que producen en los creyentes. ¿Qué cambios personales y comunitarios nos invitan a realizar para que nuestro testimonio sea creíble?































     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena

 

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena