Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo Ciclo B: "Esto es mi cuerpo…Ésta es mi sangre"
(Mc 14,12-16.22-26)

 

   La Palabra de Hoy

1ª Lectura:  Éxodo 24,3-8

   “Ésta es la sangre de la alianza que el Señor ha hecho con vosotros”

   Salmo : 115
  “Alzaré la copa de la salvación invocando tu nombre”

2ªLectura:   Hebreos 9,11-15

  “Cristo es el mediador de la nueva alianza”

Evangelio:   Marcos 14,12-16.22-26
     “Ésta es mi sangre, la sangre de la alianza que se derrama por todos”

   

 

 

PALABRA DE VIDA

     En la Eucaristía celebramos el memorial de la cena del Señor, volvemos a hacer presente la pasión, muerte y resurrección del Señor. En esta solemnidad del Corpus Christi  queremos resaltar el sacramento del Cuerpo y la Sangre del Señor es signo vivo de la alianza, es decir, de la comunión entre Dios y el hombre. Así, la Eucaristía, es como un segundo adviento o venida corpórea de Cristo glorificado. Es un encuentro de Cristo con la creación (pan y vino, tierra y vid) y los hombres (con sus trabajos y sudores), la comunidad cristiana reunida.
     El texto del evangelio tiene tres escenas bien definidas En la primera se presentan los preparativos de la cena (vv12-16), en la segunda lo que ocurrió en la misma (vv 22-25), y en la tercera se concluye con la marcha al “monte de los olivos” (v26).
     En la primera, hay una narración excesivamente amplia, parece que el evangelista quisiera recrearse en los detalles. Fijándose bien, es Jesús quien lleva la iniciativa en toda esta parte. Así, aunque pueda dar la impresión de que los discípulos preguntan primero, cuando lo hacen ya Jesús lo tiene todo pensado y les explica todo cuanto han de hacer. Y así sucede, pues cuando ellos van, se encuentran todo tal cual ha dicho y prescrito Jesús. No se trata de quitarles protagonismo a los discípulos, sino de presentar a Jesús como aquel que prevé los acontecimientos.
     La segunda parte está metida en un contexto lleno de tensión. La institución de la eucaristía parece intuir próximo el horizonte de pasión. Así, le precede la traición de Judas (Mc 14,17.21), le siguen el abandono de todos los discípulos (Mc 14,27-28) y la negación de Pedro (Mc 29-31). Jesús, que tantas veces había utilizado las comidas como lugares de encuentros y enseñanza, utiliza esta última a modo de despedida y de lección de vida. Utiliza algunos elementos de la cena pascual, pan y vino, modificando algunos gestos y palabras prescritos en la pascua judía. La modificación consistirá en que el pan partido lo identifica con su cuerpo, y la copa de vino compartida, con su sangre. Con ello está resumiendo el sentido de su vida y anticipando el significado de su muerte como entrega y donación sin límites de su persona. En la Pascua judía se sacrificaba un cordero, ahora la alianza entre Dios y los hombres, se va a hacer mediante la inmolación del propio Jesús, sellando definitivamente esta alianza con la sangre de Cristo de4rramada por todos.
     La tercera parte, la salida para el monte de los olivos, será el comienzo de la realidad prefigurada antes. Es decir, la realización de la entrega definitiva y del sacrificio único y universal, pues la pasión comenzará en ese momento. Una vez en el monte, se consumará todo los dicho hasta ahora. Jesús sentirá angustia, experimentará el abandono de los suyos y subirá a la cruz.
     A través de esta cena, participando del Cuerpo y de la Sangre del Señor, la Iglesia se recrea continuamente como comunidad de salvación, realiza y fortalece el vínculo de amor indestructible de la alianza eterna con Dios y nutre vitalmente la comunión de amor entre sus miembros, que “comparten un único pan para forman un solo cuerpo” (1 Cor 10,17).




 

   

         

    


 

 

     

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO   

  •  La celebración de la Eucaristía es un rito de alianza, y los que participamos nos comprometemos a estrechar la comunión con el Señor ¿Cómo te ayuda la celebración de la Eucaristía a tener una “común-unión” con Jesús? ¿ Y con los hermanos?
  • La Eucaristía es sacramento del amor y transforma, ¿cómo te interpelan los gestos de Jesús, persona entregada, una vida para los demás, un pan que se parte y una copa que se derrama por los demás? ¿Te sientes llamado a hacerlo en el día a día de tu vida?
  • Tu vida, tras la celebración de la Eucaristía, ¿es prolongación y expresión de lo que has celebrado?





















     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena

 

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena