Domingo I de Cuaresma Ciclo B: "Satanás lo tentaba y los ángeles le servían" (Mc 1,12-15)  

 

   La Palabra de Hoy

1ª Lectura: Génesis 9,8-15

   “Yo hago un pacto con vosotros y con vuestros descendientes”             

   Salmo :  24
   “Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad”

2ªLectura:     1 Pedro 3,18-22

  “Como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida”

Evangelio:  Marcos 1,12-15
   
 
    “El Espíritu empujó a Jesús al desierto”

 

 

PALABRA DE VIDA

 

     Cada domingo de cuaresma es una catequesis donde puedo analizar mi fe y mi vida, desde una orientación a la Pascua, para poder así celebrar el misterio de Cristo y renovar el compromiso bautismal. Las lecturas de este domingo presentan la realidad del pecado y la respuesta amorosa de Dios. Así, aunque el hombre esté pervertido en grado sumo, como ocurría en tiempos de Noé, Dios concibe una nueva oportunidad, haciendo una “recreación” de todo, a través de un pacto con el hombre. Esto será recordado en la primera carta de Pedro (2ª lectura), donde se interpretan las aguas de muerte del diluvio en clave de salvación, interpretándolo como figura previa del bautismo. En el evangelio Jesús es presentado como el hombre nuevo capaz de vencer al Tentador, ofreciendo la nueva y definitiva alianza: el Reinado de Dios.
     Es tradicional en este primer domingo de cuaresma leer el evangelio de las tentaciones de Jesús. El de Marcos, el más breve y esquemático, presenta a Jesús en una diatriba, o bien seguir las seducciones del Tentador, o bien cumplir la misión del Padre de anunciar la llegada de su reinado. El relato de las tentaciones es somero, tan sólo nos indica que fue impulsado por el Espíritu al desierto y, una vez allí, Satanás lo tienta. No dice cómo ni con qué, pero el “ponerlo a prueba” va a significar ofrecerle algo humanamente más apetecible. Está en el desierto porque es el lugar donde la tradición bíblica sitúa siempre el escenario de la relación entre Dios y el hombre: lugar de la prueba (Dt. 8,2-6), y también el ámbito privilegiado para el encuentro con Dios (Os2,16). Los cuarenta días serán la reminiscencia de los 40 años del pueblo caminando por el desierto. El pueblo no fue capaz de superar la tentación y prueba, Jesús sí al estar sostenido por Dios, “los ángeles le servían”, por eso ahora abre camino al nuevo pueblo.
     Ahora se abre el tiempo definitivo y último de la historia: el Reino de Dios está llegando. Lo va a presentar como una realidad conocida, presente y futura a la vez, pero no define porque los judíos esperaban un reino de justicia y paz inaugurado por Yavé, en el que los oprimidos serían liberados. Jesús proclama este Reino con palabras y obras, mostrando así la soberanía de Dios sobre todos los pueblos, un Dios muy sensible y cercano a los más débiles y marginados.
    De esta manera, el Reino se nos mete de lleno en nuestra historia como un don y una tarea o misión que se nos encarga. Jesús propone la conversión como un doble movimiento. Por un lado se ha de dar el esfuerzo del ser humano por cambiar de vida, y por otro se trata de una apertura a lo gratuito. La conversión nace del encuentro del que con su voluntad va, el hombre, y el que de manera gratuita se ofrece, Dios. A partir de ahí se está en plena capacidad para creer en evangelio. Es el punto de partida, no de llegada, pues este movimiento se repetirá a lo largo de toda la vida del creyente.
    La cuaresma es un tiempo propicio para en encuentro con Dios, tiempo de gracia,  pero también es  el tiempo de la prueba. De ahí que se pida austeridad, pues en el desierto uno se queda con lo esencial. Sólo así, ligeros de equipaje, podremos entrar dentro de nosotros mismos y averiguar qué dificultades, cosas, actitudes etc.. pretenden apartarnos del camino del seguimiento.
  
    

         

    


 

 

     

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO   

  •   El Espíritu es quien empuja a Jesús al desierto ¿Qué lugar ocupa el Espítiru en mi vida? ¿Me dejo conducir por él?
  • ¿Cuáles son las dificultades o tentaciones más frecuentes que nos amenazan al implicarnos en el Reino de Dios?
  • ¿Cuál va a ser mi camino de conversión de esta cuaresma? ¿Qué me propongo hacer?













     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena

 

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena