Domingo XIV del Tiempo Ordinario Ciclo C:"¡En marcha!"
Lc 10,1-12.17-20

 

  La Palabra de Hoy

1ª Lectura:   Isaías 66,10-14
    “Yo haré correr hacia ella…la riquezas de las naciones”              

 Salmo 65
  “Que se postre ante ti la tierra entera”

2ªLectura: Gálatas 6,14-18                                      
    “Jamás presumo de algo que no sea la cruz de nuestro Señor Jesucristo”

EvangelioLucas 10,1-12.17-20
     “El Señor designó a otros setenta y dos y los envió”













 


 

 

PALABRA DE VIDA


               El profeta Isaías nos presenta en la primera lectura una descripción encantadora de Jerusalén, que, como una gran matrona, espera a que sus hijos regresen del exilio y se concentren en su regazo para consolarlos. El evangelio de Lucas, en cambio, nos dice que la Iglesia, la nueva Jerusalén, ha de seguir otra estrategia. Ella no esperará a que sus hijos, hombres y mujeres de todas las naciones, vengan a ella, sino que saldrá a los caminos para anunciarles la paz que llega con el reinado de Dios.
               Una fórmula de transición característica de Lucas, no recogida en la traducción litúrgica, sirve de lazo de unión entre el texto de hoy y el del domingo pasado. Los setenta y dos de los que hoy se habla guardan relación con los mensajeros enviados el domingo pasado. En ambos casos se trata de ir por delante de Jesús preparándole el camino, anunciando su inminente llegada.Los mensajeros, a los que Lucas no denomina discípulos, van por parejas. Tal vez haya que explicar esta circunstancia por la noción de testimonio. Según el derecho judío, en efecto, para la validez de un testimonio se requería la declaración de al menos dos testigos. La embajada de Jesús la forman, pues, treinta y seis parejas. Dada, sin embargo, la multiplicidad de lugares por visitar, el número resulta insuficiente: la mies es abundante, los obreros pocos.
               La embajada no será fácil (os mando como corderos en medio de lobos) y deberá ser llevada a cabo con prontitud, sin detenimientos superfluos o innecesarios (no llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino). A propósito de estas sorprendentes recomendaciones quiero aducir unas muy parecidas que se encuentran en la tradición judía escrita. Hablando de los peregrinos que llegan a Jerusalén y de la prohibición de alojarse en la explanada del templo, se dice lo siguiente: "Que nadie entre en la explanada con bastón, ni calzado, ni con bolsa de dinero". Es decir, la prohibición de entrar con bastón, bolsa y calzado era un modo gráfico de decir a los peregrinos que no podían alojarse allí. A este respecto me remito a lo dicho el domingo pasado sobre el lenguaje gráfico, cuyas características nos resultan a nosotros tan extrañas y sorprendentes. Con demasiada frecuencia se interpretan las recomendaciones de hoy en el sentido de que la evangelización debe hacerse desde la economía de medios y desde la pobreza. Y a lo mejor resulta que debe ser así. Pero nunca recurramos al texto de hoy para apoyar esto. El texto invita simple- mente a las treinta y seis parejas a que sean conscientes de que su misión no admite demoras ni aplazamientos, porque el Jesús al que anuncian viene detrás, pisándole los talones.
               Siguen a continuación en los vs. 5-12 otra serie de recomendaciones cuyo denominador común es la importancia del momento. Por dos veces resuena la frase: Está cerca el Reino de Dios. Puede incluso que la traducción exacta sea: Ha llegado el Reino de Dios. En la concepción de Lucas los enviados son en realidad precursores, Juanes Bautistas, y el reino de Dios se identifica con Jesús. Toda la carga de imágenes y de amenazas empleadas por el precursor Juan las traspasa Lucas a las treinta y seis parejas de precursores. El papel de éstos es especialmente importante: ellos anuncian al Jesús que llega, o mejor, al que ha llegado ya. El momento es demasiado importante como para pasar de él. El simbolismo y la amenaza son un buen recurso para realzarlo.                                                                                                                                                            Sin solución de continuidad. Lucas presenta a las treinta y seis parejas retornando a Jesús (vs. 17.20). El ambiente es festivo y feliz. Jesús es el Señor. Las fuerzas del mal, personificadas en demonios, serpientes y escorpiones, están desarmadas. El propio Satanás, el fiscal de la corte celeste, ha caído en desgracia y es fulgurantemente depuesto de su función. En esta misma corte celeste aparece el libro de registro de los pertenecientes al pueblo santo de Dios. La situación tiene, pues, mucho de apoteósico y de paradisíaco. Estamos ante una descripción del final de los tiempos, tal y como este final era imaginado entonces, con toda su carga de símbolos fantásticos.
               En el camino de la vida cristiana hay momentos especialmente felices. El texto de hoy refleja uno de ellos, particularmente importante para los cristianos. Este texto ha sido aplicado unilateralmente a las vocaciones, sacerdotales y religiosas, casi diríamos que ha sido secuestrado. El texto está escrito con unas coordenadas espaciales y culturales muy concretas. Pero detrás de ellas se esconde un arquetipo, un modelo válido para cualquier época. Este modelo es el de cristiano-precursor. La tarea del cristiano es proclamar que Jesús ha llegado o, lo que es lo mismo, que el reino de Dios ha llegado. Una tarea urgente y necesaria para que nuestro mundo sea diferente de lo que es.
               Esta tarea, con toda su praxis transformadora de la realidad, debe ser motivo de orgullo y de alegría. Pero no por lo que pueda significar de éxito personal, sino por lo que significa de transformación, de realización efectiva del Reino de Dios. El cristiano debe experimentar la alegría de saber que está colaborando con Dios a hacer un mundo diferente.




 

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO

  • “Y los envió por delante” ¿Me sien to enviado? ¿Cómo integro mi vocación misionera en mi modo de vivir y de entender mi compromiso cristiano?
  • Y le3s dio estas instrucciones” ¿Cuál de las instrucciones dadas por Jesús a los setenta y dos consideras más actual y aplicable para mi vida, para mi comunidad, para nuestra Iglesia?
  • “Está llegando a vosotros el Reino de Dios” ¿Qué tipo de esperanza transmitiríamos a nuestro mundo si anunciásemos y viviésemos este mensaje según lo hemos visto reflejado en el evangelio de hoy?
     





     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena

 

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena