Domingo X del Tiempo Ordinario Ciclo C:"Un gran profeta ha surgido entre nosotros" (Lc 7,11-17)

 

  La Palabra de Hoy

1ª Lectura:   1 Reyes 17,17-24
    “Aquí tienes vivo a tu hijo”              

 Salmo 29
  “Te alabo, Señor, porque me has librado”

2ªLectura:Gálatas1,11-19                                                                                “Dios tuvo a bien hacerme un mensajero entre paganos”
  
  

Evangelio: Lucas 7,11-17
   “Muchacho, a ti te digo: levántate”











 


 

 

PALABRA DE VIDA

                Las lecturas de este domingo insisten en la fuerza de la Palabra de Dios. Es Palabra de vida eterna que no encuentra ni límites ni fronteras. Elías y Jesús manifiestan que la Palabra de Dios es capaz de devolver el aliento y la esperanza donde sólo hay muerte y luto, tanto a los judíos de Naín como a los paganos de Sarepta. El Dios de la vida,. Cuando habla, genera vida en cualquier situación y para cualquier persona. El Dios de la Palabra también es el Dios de la escucha, que atiende los gritos de auxilio  de quienes acuden a él.
              En el evangelio de hoy podemos distinguir tres partes bien diferenciadas. La primera (vv. 11-12) introduce la escena al presentar todos los personajes y las circunstancias en que se desarrolla la acción. Dentro del ministerio de Jesús en Galilea, ahora pasa de Cafarnaún, pueblo pescador a orillas del lago de Galilea, a Naín, lugar del sur de Galilea, cercano a Nazaret. Hay dos grupos de personas bien distintas, Jesús con sus discípulos y mucha gente  que entra en Naín, y por otro lado una muchedumbre que sale del pueblo acompañando a una viuda que lleva a enterrar a su único hijo.. La situación no puede ser más dramática: una viuda sin su único hijo se convierte en una persona sin porvenir, sin seguridad para su vejez. Nada se dice de los sentimientos de estos grupos tan diversos, alegría de quienes van tras Jesús, o tristeza y llanto de una madre y sus acompañantes.
              En la segunda parte del pasaje (vv. 13-15) encontramos el centro del relato. Jesús toma la iniciativa, es el único que siente y actúa. Lucas describe sus sentimientos y acciones; miró, se conmovió y habló a la viuda; luego se acercó al ataúd, lo tocó, habló al muerto… y  “se lo entregó a su madre”. Ante el sufrimiento humano, Jesús actúa movido por la misericordia y la bondad, sin importarle transgredir la ley y convirtiéndose en “impuro”: toca el ataúd que contiene un cuerpo muerto para mostrar su compasión, para sanar con su palabra y así comprometerse a favor de la vida. Jesús mira al mundo con los ojos de Dios.
              El gesto y la palabra de Jesús, en la tercera parte (vv. 16-17) producen una reacción en cadena: el muerto vuelve a la vida y comienza a hablar, la gente que lo acompaña también recobra la salud y el gozo, reconoce a Jesús como un profeta y alaba a Dios, mientras la noticia del acontecimiento se va divulgando por los alrededores de Naín y por toda judea. Jesús, no recibe el reconocimiento de curandero, sino de gran profeta. Por medio de él “Dios ha visitado a su pueblo” para salvarlo. Esta son las mismas palabras que Zacarías había pronunciado cuando tiene noticia del próximo nacimiento de Juan el Bautista (Lc 1,68-78). Nosotros también debemos aprender de las palabras y las acciones de Jesús con los que sufren, signo de la visita salvadora de Dios, compasivo y misericordioso.
              La palabra de Jesús lleva a cabo una serie de transformaciones: el joven vuelve a la vida, la madre recupera al hijo y, con él, la esperanza y la alegría; la gente se une en la alabanza… También esta palabra puede cambiar nuestra vida si la escuchamos y la meditamos en el corazón.  
              También nosotros sabemos que muchas personas miran el mundo con los ojos de Dios y son capaces xde comprometerse. Pidámosle al Señor unos ojos y un corazón como el suyo, capaces de cambiar el mundo.



          
   

         
 


 

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO

  •   “El Señor, al verla, se compadeció” ¿Cómo es mi fe?¿Tiene apoyo en la vida o es puramente teórica?
  • ¿Qué situaciones y personas de mi entorno me conmueven y me exigen tomar la iniciativa?
  • Jesús toma la iniciativa y no espera a que le supliquen, llenando así de futuro y de esperanza la vida de la viuda ¿Cómo puede salir la esperanza cristiana al paso de todas las esperanzas humanas?





     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena

 

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena