Solemnidad de Todos los Santos ciclo B: "Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo" (Mt 5,12)

 

 

  La Palabra de Hoy

1ª Lectura:  Apocalipsis 7,2-4.9-14 “Estos son los que vienen de la gran tribulación”  

       (Salmo 23) "Éste es el grupo que viene a tu presencia, Señor."

2ª Lectura:  1ª Juan 3,1-3 "Veremos a Dios tal cual es"

Evangelio:   Mateo 5,1-12a "Estad alegres y contentos, porque vuestra    recompensa será grande en el cielo"


  PALABRA DE VIDA

       En la Solemnidad de todos los Santos, la Palabra de Dios es esperanzadora porque nos indica que el futuro, aún contando con las contrariedades y tribulaciones del presente, es de victoria. En el Apocalipsis, que significa revelación, se nos muestra el triunfo del pueblo de Dios, una muchedumbre incontable de toda raza, pueblos, etc. celebran la victoria. Aunque todos han sido salvados por Dios y por la sangre del Cordero, Dios no ha ahorrado a ninguno de sus elegidos el pasar por la lucha y las tribulaciones de la historia. Y esto es lo que hace mayor el gozo de la victoria final.  Así, Juan en su carta, nos dirá que dicha victoria es para los hijos de Dios, poniendo el énfasis en el insondable amor del Padre. Esta filiación divina es todavía incipiente, hasta que sea manifestada plenamente y veamos cara a cara nuestra semejanza con Dios. Esta es la verdadera motivación de la santidad .Es la esperanza que nos anima a seguir el ejemplo del "Primogénito entre muchos hermanos", o sea, de Jesús (cfr 2. 6), y a entrar por el camino de las bienaventuranzas.

               Las bienaventuranzas son proclamadas en un escenario de excepción. Con bastante probabilidad, en la intención del autor, el monte va más allá de cualquier ubicación geográfica en Palestina para situarse en el Sinaí, el monte donde tuvo lugar la constitución del pueblo de Dios. Este pueblo había ido perdiendo su identidad hasta el punto de ser uno más en el conjunto de pueblos, con los mismos recursos, los mismos intereses y las mismas metas.

               Presentando a Jesús subiendo al monte, Mateo quiere significar con ello que va a tener lugar el acto fundacional del nuevo pueblo de Dios, con Jesús como nuevo Moisés, como nuevo líder. El acto constitucional del nuevo pueblo no son principios abstractos, sino que recoge situaciones de hecho de sus miembros. De estas situaciones, unas son pasivas, en cuanto que sus miembros las padecen: pobreza (v.3),llanto (v.5),hambre y sed (v.6), los malos tratos y persecución (vv.10 y 11), y otras activas, en cuanto las generan: mansedumbre (v.4),misericordiosos (v.8),limpios de corazón (v.9), los pacíficos y pacifistas (v. 9). Se trata de situaciones de sufrimiento físico que el miembro del pueblo de Dios se ve obligado a padecer por causa de su dedicación a la justicia, es decir, a la construcción de un nuevo modelo de sociedad llamado Reino de Dios. No se deja vencer por ellas, sino que las sufre con gozo. A estos que viven así el realismo de la vida, Jesús los declara bienaventurados. No son, pues, las situaciones las que son objeto de la bienaventuranza de Jesús, sino las personas que no se dejan derrotar por ellas; las personas, por ejemplo, que aceptan vivir el mal de la pobreza. Esto es lo que significa la formulación "pobres de espíritu" de Mateo.

               En definitiva es un canto a las personas que sufren por intentar hacer posible el Reino de Dios. Es un canto fantástico por su sencillez y que ciertamente gustan en toda su hondura las personas que saben de sufrimiento por construir algo mejor. Las personas que Jesús declara dichosas son todas ellas activas y comprometidas en la consecución de un orden de cosas diferente al habitual. A todas ellas Jesús les abre un futuro y una esperanza: el futuro y la esperanza que tienen su origen en el orden de cosas en el que Dios en persona está comprometido.

               Este es el programa de vida del Reino, el camino a recorrer por todos los bienaventurados, dichosos o felices. Los de antes, de los que afirmamos que gozan ya de la presencia de Dios (Santos) y, por tanto, paritipan de su santidad; pero también lo de ahora, tantos hombres y mujeres que luchan por el crecimiento del Reino de Dios, viviendo las bienaventuranzas desde donde están: en el hogar familiar con sus múltiples tareas, en la escuela, en la fábrica, o en cualquier lugar desde el que se haga brillar la justicia y se tenga como distintivo la misericordia.

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO

  •     Releyendo las bienaventuranzas, ¿cómo andan mi coraje y ganas de hacer algo por los demás, de cambiar el orden existente?
  •      Ante situaciones injustas de nuestros días ¿qué actitudes adopto?
  • Las bienaventuranzas son las síntesis del mensaje cristiano ¿las asumo como proyecto de vida para vivir la santidad de Dios?

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena

 

Real Parroquia Sta María Magdalena
info@rpmagdalena.org
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2021 Real Parroquia de Santa María Magdalena