Solemnidad de Cisto Rey Ciclo B:"Soy Rey, como tú dices" (Jn 18,33-37)

 

 

  La Palabra de Hoy

1ª Lectura: Daniel 7,13-14

“Su Reino jamás será destruido” 

   Salmo 92,1-2.5
“El  Señor reina vestido de majestad”

2ªLectura:      Apocalipsis 1,5-8

  “Jesucristo, el soberano de los reyes de la tierra”

Evangelio:  Juan 18,33-37
 “Mi Reino no es de este mundo”
 

   

 

 

PALABRA DE VIDA

     La Palabra de Dios de hoy nos presenta la realeza de Cristo. Por un lado Dios entrega el poder universal a un personaje, divino y humano, el Hijo del hombre, como refleja el Profeta Daniel. La comunidad a la que Juan dirige su evangelio reconoce en este personaje a Jesús, que confiesa su realeza ante Pilato. No obstante, esta realeza parece contradictoria y es difícil de aceptar, pues se trata de un rey crucificado.
    El evangelio de hoy pertenece al denominado “libro de la pasión y Gloria”, y en concreto al relato de la pasión. las autoridades judías han visto culpabilidad en Jesús y, al no poder ejecutar ellos pena de muerte a un judío, lo envían al procurador romano Poncio Pilato. La acusación, tergiversada para conseguir la pena máxima, es la de ser uno de los caudillos nacionalistas que, con el título “Rey de los judíos”, luchaban por instaurar la independencia del Imperio.
    Pilato, actuando como juez, interroga a Jesús con una sola pregunta basada en la acusación: “¿Eres tú el rey de los judíos?” . Jesús contesta diciendo que su reino nada tiene que ver con los reinos de este mundo. Para el cristiano el título real es sinónimo de servicio, descartando cualquier atisbo de poder, y eso lo deja claro en el texto  a través de la explicación que da en doble sentido: primero en negativo, “no es de este mundo”; y segundo en positivo, “mi misión consiste en dar testimonio de la verdad”.
    Su realeza no supone poder terreno, y que toda autoridad en el reinado le ha sido entregada por el Padre. Con la palabra “mundo” no se está refiriendo al planeta, sin o a toda realidad que se opone a Dios, le niega constantemente y va en contra de su voluntad amorosa. En idéntico sentido se utiliza la palabra “verdad”, que va más allá de la decir o narrar lo ocurrido de manera fidedigna, y se convierte en un concepto unido a Dios, como el de la luz o el de la vida, expresando la autenticidad, la fidelidad, la lealtad que es Dios mismo.
    En este diálogo con Pilato, Jesús aclara su realeza. Así, la ejerce, pero no a semejanza de cómo lo haría un rey cualquiera, sino al modo de los planes del Padre, situando su trono en la esfera del servicio, de la entrega, de la fidelidad. Y de este reino va a dar testimonio con su sangre, gesto de suprema entrega y servicio, siendo ésta la única voz que estamos llamados a escuchar quienes tenemos como don y tarea “pertenecer a la verdad”.  Por tanto, su Reino no necesita “legiones”, sino testigos capaces de llegar hasta las últimas consecuencia de entregar la vida.
    La realeza de Jesús dice relación a la verdad. Tremenda palabra. !Cuánta intransigencia y tensión pueden encerrarse en ella! Fijémonos en un hecho curioso y significativo. Cuando empleamos esta palabra en nuestras conversaciones y disputas solemos utilizarla con los verbos tener o estar. Tengo la verdad, estoy en la verdad. En el evangelio de Juan, en cambio, jamás se emplea con estos verbos. Se emplea con los verbos ser, conocer, hacer.
    El Reino de Jesús, de Dios, es el de la  paz,  que se opone a todo tipo de dominio y violencia, como se ha dicho en la primera lectura; el reino del amor y de la salvación definitiva, como indica el libro del apocalipsis; el reino de verdad y de luz, como asevera el evangelio. En él estamos empeñados.

 

     

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO   

  • La realeza de Cristo, ¿cómo entenderla en lenguaje actual? ¿Qué significa hoy creer en un Cristo vivo, que me cuestiona, y  que gobierna todas las realidades de la vida?
  • Desde el bautismo participamos de la realeza de Jesús ¿Cómo y a qué me compromete esto?
  • Estamos llamados a construir el Reino de Dios, que no se identifica con los poderes y estructuras de este mundo, aunque empieza a realizarse en este mundo ¿Cómo me implico en esta tarea y en qué consiste la misma?


























     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena