Domingo II de Cuaresma Ciclo A: “Su rostro brillaba como el sol”
(Mt 17,1-9)

 

   La Palabra de Hoy

1ª Lectura:  Génesis 12,1-4 

  “Sal de tu tierra… y vete a la tierra que yo te indicaré”              

 Salmo 32
  “Que tu amor, Señor, nos acompañe siempre”

2ªLectura:    2 Timoteo 1,8-10                   
  “Dios nos ha salvado y nos ha dado una vocación santa”

Evangelio:   Mateo 17,1-9
       “Sus vestidos se volvieron blancos como la luz”

 


 



 


 

 

PALABRA DE VIDA

          A lo largo de esta Cuaresma, las primeras lecturas presentarán las grandes etapas de la Historia de la Salvación. El relato de la vocación de Abrahán, nos hace una llamada a salir de nuestra tierra y emprender el largo viaje hacia la tierra de promisión de Dios. El salmo abunda en expresiones de confianza. En el evangelio se confirma la vocación de Jesús como Hijo amado de Dios, al que hay que escuchar y seguir su camino hacia la Pascua.
          El relato de la transfiguración habría que leerlo junto con la página precedente (Mt 16, 13-28, el primer anuncio de la Pasión). Efectivamente es la otra cara del misterio de Cristo: la cruz y la gloria. Leyendo las dos páginas juntas nos damos cuenta de que se convoca en torno al misterio de Jesús que se va precisando a todos los principales personajes en orden creciente: la multitud (Mt 16, 13), los discípulos (Mt 16, 16), Jesús (Mt 16, 21) y la voz celestial (Mt 17, 5). Y cada uno expresa su opinión: un profeta, el Hijo de Dios vivo, el Hijo del hombre que debe sufrir mucho, el Hijo amado.
          Para Mateo la transfiguración cumple una función bien precisa en la progresiva revelación del misterio de Cristo y en el itinerario de fe del discípulo. Los discípulos ya han comprendido que Jesús es el Mesías y están persuadidos de que su camino conduce a la cruz. Pero todavía no consiguen comprender que su cruz, y la de ellos, pueda encubrir la gloria. Por eso Dios les concede por un instante anticipar la Pascua. Pero se trata de un anticipo fugaz y provisional, el camino que hay que recorrer sigue siendo el de la cruz. De hecho, los tres discípulos predilectos, Pedro, Santiago y Juan, llamados a ver por anticipado la gloria de Cristo son los mismos que dentro de poco, en Getsemaní, serán llamados a ver su debilidad. Todo esto es muy importante; sin embargo tenemos la impresión de que no es todavía el punto central, que se encuentra, en cambio, en las palabras de la voz , "este es mi Hijo amado", y en el mandato, "escuchadle". Todo el resto sirve de algún modo de marco. De hecho la escucha es lo que define al discípulo.
          La palabra de Dios se ha hecho manifiesta en las palabras y en la existencia de este Jesús que va camino de la cruz. No es una palabra que transmita nociones de cualquier tipo. Cuenta quién es Dios, quiénes somos nosotros y cuál es el sentido de la historia en la cual vivimos. Por tanto una palabra que indica lo que debemos hacer, la regla a seguir. Sólo queda escucharla con el corazón atento, con obediencia y conversión.
          Habiendo visto a Elías y a Moisés al lado de Jesús, los discípulos se preguntan qué puede significar aquello en relación con la concepción popular de la vuelta de Elías (Mt 17, 10). En realidad, los rabinos hablaban, probablemente basándose en algunos textos del A.T. (cf. Ml 3, 23-24; Si 48, 10-11), de la vuelta de Elías. La respuesta de Jesús llama la atención sobre dos cosas: la primera es que, ciertamente, Elías debe volver, pero que su vuelta se ha realizado ya con la venida del Bautista; y la segunda, que el Bautista fue tratado "como han querido" tratamiento que prefigura la suerte que a él mismo le espera.
          La narración tiene el formato típico de teofanía : los seis días de preparación, la montaña, la nube, la voz de Dios, el temor de los testigos y la luminosidad de Jesús como un nuevo Moisés. Dios revela a las columnas de la Iglesia, germen de la comunidad futura, el sentido de la persona de Jesús como nueva ley y llama a su seguimiento. Como un nuevo Sinaí, la ley personificada en la persona de Moisés y los profetas en la de Elías, ceden el paso a la palabra de Dios encarnada que será el definitivo camino verdadero y viviente. La voz llama a su seguimiento: "¡Escuchadle!". Dios ratifica las palabras y vida de Jesús. La voluntad de Dios no está ya en la ley de Moisés, sino en la persona de Jesús. Por eso el predicador del Padre se convierte en objeto de la predicación de los discípulos.
          Ningún escrito, ninguna tienda sagrada ni ningún templo podrán encerrar esta palabra. La propuesta de Pedro de construir tres cabañas está relacionada con la fiesta de las tiendas que se celebraba al comienzo del otoño y en la que cada familia habitaba durante siete días en chozas hechas de ramas entrecruzadas. Esta fiesta de recuerdo y esperanza tenía entonces un fuerte carácter nacionalista. Pero no era éste el verdadero sentido del mesianismo de Jesús.
          Como en el caso de Abrahán, el llamamiento de Dios para salir de sí mismo y seguir a Jesús no se responde de una forma meramente intelectual o afectiva, sino que requiere también ordenar la vida conforme al Maestro. La conversión y el seguimiento se expresan en el compromiso. Por otra parte, ponerse sin medida en las manos del nuevo Moisés conduce, a través de nuevos éxodos o salidas de esclavitudes, hacia la plenitud humana. El discípulo y la comunidad serán guiados en esta dirección por el espíritu de Jesús que poseen tanto en los momentos de cruz como en los de gloria.

         
 


 



 

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO

  • “Este es mi Hijo amado, en quien me complazco…” ¿Qué aspecto del misterio personal de Jesús ves reflejado en este relato?
  • “No vieron a nadie más que a Jesús” ¿Qué puede enseñarte este relato a la hora de continuar caminando junto a Jesús en los momentos difíciles?
  • “¡Escuchadlo!” ¿De qué manera tratas de vivir este mandato en tu compromiso diario?














     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena