Parroquia en Oración

Domingo III de Adviento Ciclo C:“¿Qué tenemos que hacer?”
(Lc 1,39-45)

 

 

 

  La Palabra de Hoy

1ª Lectura: Sofonías 3,14-18

  “Da gritos de alegría, Sión; exulta de júbilo, Israel”       

   Salmo : Is 12,2-6
  “Mi fuerza y mi alegría es el Señor”

2ªLectura:    Filipenses 4,4-7

  “Estad siempre alegres. El Señor está cerca”

Evangelio:  Lucas 3,10-18
    “¿Qué tenemos que hacer?”



   

 

 

PALABRA DE VIDA

     La alegría se convierte en este domingo 3º de Adviento, en una exhortación y a la vez una exigencia. Esta alegría debe brotar al constatar la cercanía de la venida del Señor. Así, Juan el Bautista anuncia la proximidad del Mesías, y nos indica las implicaciones éticas que supone acogerla en la propia vida.
     De nuevo está la figura del Bautista quien, en el texto de hoy, concreta en qué consiste la conversión, dando pistas prácticas de cómo hacer posible la preparación del camino al Señor. En el evangelio de hoy se dan dos partes: en la primera, va respondiendo Juan a una serie de preguntas hechas por quienes han venido a ser bautizados por él; y en la segunda deja bien clara su identidad frente a Jesús.
     En su misión de preparar el camino al Señor mediante un bautismo de conversión, es preguntado sobre las implicaciones que ese mensaje tiene para ellos. De ahí que le pregunten “¿Qué tenemos que hacer?”. Juan les va a aclarar que el arrepentimiento lleva implícito un cambio de vida, que va mucho más allá del ámbito religioso, pues no se menciona ni la observancia de la ley, ni oraciones, sacrificios o actos de piedad propios del judaísmo. La conversión la va a centrar las relaciones fraternas con el prójimo, en la práctica de la justicia, en la renuncia a la violencia y en la ética profesional. Por eso, el camino de la salvación está abierto a todos, como se decía en el evangelio del domingo pasado, sin que se excluya a nadie por su origen, condición o profesión. Salvación que abarca, incluso, a lo publicanos, considerados pecadores públicos sin posibilidad de perdón.
     En la segunda parte de texto se dibuja la identidad del Bautista. Por su predicación y estilo de vida, se habían despertado en el pueblo grandes expectativas, preguntándose muchos si no sería el Mesías esperado. La respuesta es negativa. Antes del inicio de la vida pública de Jesús, Juan declara humildemente su inferioridad respecto a él.  Así, frente al que es “más fuerte”, se reconoce como indigno de ser su esclavo (los esclavos eran los que desataban las sandalias a sus señores). Frente al que bautizará “con Espíritu Santo y fuego”, su bautismo “con agua” es provisional.
     La imagen que Juan nos deja del Mesías es la de juez definitivo con la misión de separar los buenos de los malos, el trigo de la paja, para dar a cada uno su merecido. Sin embargo, el ministerio histórico de Jesús se va a caracterizar por la práctica liberadora de la misericordia, no por la amenaza de un juicio inminente. Por este motivo, Lucas termina por presentar a Juan como pregonero de la buena noticia.
     Estamos esperando la venida del Señor, por eso estamos alegres, pero sólo eso no nos basta. Es necesario prepararle el camino. Nuestro deseo de conversión n o lo podemos dejar en palabras bonitas o declaración de buenas intenciones. Es necesario concretarlo en la vida de cada uno. De ahí que también nosotros debamos preguntarnos “¿Qué tenemos que hacer?”  
     La presencia del Mesías es una presencia exigente. Él nos traerá el perdón y el amor de Dios; sin embargo, no se puede olvidar  “el juicio”.  De ahí la importancia de preparar la navidad conscientemente. Debemos abrirnos con confianza al amor de Dios que en el Niño de Belén se acerca a la humanidad y a cada hombre para inaugurar “los cielos nuevos y la tierra nueva”. Pero también la navidad es un tiempo propicio para convertirnos al reino de Dios, a través de una fe viva que se manifieste en la caridad y la justicia.
 
 

 

     

PARA LA REFLEXIÓN Y EL DIÁLOGO   

  • Teniendo en cuenta tu fe en Jesús, ¿hasta qué punto te sientes o no identificado con la imagen del Mesías que tenía Juan el Bautista?
  • Juan concreta sus respuestas en la ayuda al necesitado, en la práctica de la justicia y en la honestidad profesional ¿Cuál de sus respuestas te interpela más en este momento de tu vida?
  • “El pueblo estaba a la expectativa” ¿Qué expectativas tienes en este momento de tu vida?























     

REAL PARROQUIA SANTA MARÍA MAGDALENA -SEVILLA-

 

Imprimir Correo electrónico

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena