Primera sede de la Inquisición en Sevilla y en España

   Una  cruz  franqueada por una espada -la justicia- y un ramo de olivo -la misericordia-  decoran la cúpula de entrada al templo por la calle San Pablo. Es el escudo de la Santa Inquisición que nos recuerda que la Orden de Santo Domingo tuvo un papel muy principal ésta.

    Hoy la Inquisición parece como una coerción insostenible en materia de fe y libertad religiosa. Evidentemente no fue así en el siglo XII, su objetivo era evitar la difusión de la herejía entre los fieles y la defensa de la fe católica. Así aparece simbolizada en la magnífica pintura de El Triunfo de la Fe en la bóveda del altar mayor de la parroquia.

    Santo Domingo de Guzmán, fundador de los dominicos, fue un luchador infatigable que se enfrentó duramente contra las herejías  de su tiempo, especialmente la albigense, para restablecer la unidad de la fe cristiana amenazada por los herejes. Estas herejías dieron lugar a la creación de la primitiva Inquisición en Francia en el año 1184. Cincuenta años después, en 1231-1233, el papa Gregorio IX creó mediante la bula Excommunicamus la Inquisición Pontificia que se estableció en varios reinos cristianos europeos durante la Edad Media.

    Durante la estancia de la reina Isabel I de Castilla en Sevilla entre 1477 y 1478, el dominico sevillano Alonso de Ojeda, prior del convento de San Pablo, convenció a la reina de la existencia de prácticas judaizantes entre los conversos andaluces. Un informe remitido, a instancias de los soberanos, por el cardenal Mendoza, arzobispo de Sevilla, y por el dominico Fray Tomás de Torquemada vino a corroborar las sospechas. 

    Y en enero de 1481 se asienta el tribunal de la Inquisición en el convento de San Pablo de Sevilla, siendo prior Fray Alonso de Ojeda. La Inquisición Española se propuso, sin olvidar otras razones mantener la pureza de la fe, evitar que los españoles cayeran en la herejía y perseguía una serie de comportamientos y términos mostraban si alguien era judaizante, morisco, luterano, alumbrado o que manifestaba cualquier desviación de la fe católica. No es extraña la vinculación de  la Orden de Santo Domingo con la defensa de la Verdad. La designación de cargos y funciones inquisitoriales eran aceptados por los dominicos  sin oposición alguna.

    De fray Alonso de Ojeda dice Ramírez de Solórzano en su Historia del Convento de San Pablo convento de San Pablo de Sevilla: (El convento) ha tenido insignes hijos que han sublimado la religión y a algunos (fray Alonso de Ojeda) deben los reinos de Castilla su quietud espiritual y esta nobilísima  ciudad de Sevilla su limpieza en la religión cristiana y católica”

   El Tribunal del Santo Oficio inició su actuación teniendo como sede el convento de San Pablo. De hecho la primera condena inquisitorial fue en 1481 y tuvo como cárcel primera el convento de San Pablo, según afirma el Abad Gordillo. En este primer auto de fe predicó el dominico Fray Alonso de Ojeda, "celoso de la fe de Jesucristo es el que más procuró en Sevilla esta Inquisición".

   Tras diversos problemas en la organización y aplicación de los nuevos poderes inquisitoriales, el papa Sixto IV nombró a Tomás de Torquemada para el cargo de Inquisidor General en 1483 a instancias de la reina Isabel. En total han sido cinco los Inquisidores Generales pertenecientes a la Orden de Santo Domingo: Tomás de Torquemada, primer inquisidor general; Diego de Deza, arzobispo de Sevilla, en 1546; García de Loaysa, arzobispo de Sevilla, en 1546; Antonio de Sotomayor, confesor del rey Felipe IV, en 1632  y Juan Tomás de Rocaberti, arzobispo de Valencia, en 1695.

   Vestigios de aquel periodo histórico, el templo conservan los candeleros situados a los lados de la imagen de Santa María Magdalena trabajados con el escudo de la Santa Inquisición y en sus muros, además del escudo de la Inquisición en la cúpula de entrada por la calle San Pablo,  el auto de fe pintado por Lucas Valdés en el crucero. Tradicionalmente se identificaba este auto de fe con el de Diego López Duro, mercader de Osuna, que fue quemado vivo por judaizante el 28 de febrero de 1703.

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5,
41001 Sevilla


© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena

Real Parroquia Sta María Magdalena
parroquiadelamagdalena@gmail.com
Telf: 954 22 96 03
Calle Bailén, 5
, 41001 Sevilla

Mapa del Sitio
  De Interes...
© 2014 Real Parroquia de Santa María Magdalena